Café Royal emplea cookies a fin de ofrecerle la mejor atención posible. Si sigue navegando en el sitio web, está aceptando el uso de cookies.

Receta: brownie de café exprés con canela y nueces

Un brownie para el otoño, hecho con café exprés, canela y nueces

Pocas personas habrá que rechacen un brownie. Y ninguna si esta delicia tiene la consistencia adecuada. Tiene que ser delicadamente blando... ¡pero un poco crujiente por fuera! Para hornear el brownie perfecto, hacen falta una receta buena y los ingredientes correctos. Es estupendo: tenemos las dos cosas.

cw-brownie-1-1

¡Café Royal va de camino al servicio del buen gusto! Nuestra misión de hoy: hornear el brownie perfecto. Lo cual no es tan fácil ni mucho menos. Muchas veces, en efecto, en vez de un jugoso trozo dulce y delicioso nos encontramos en el plato un mazacote reseco. Así pues, ¿cuáles son los puntos esenciales para preparar brownies y, sobre todo, cómo lograr que estén tan blanditos por dentro? Por un lado, hay que medir muy bien el tiempo. Para la suavidad extra, por otro lado, hace falta un ingrediente muy, muy concreto, un ingrediente verdaderamente noble... Para nuestra variante otoñal del brownie se necesita:

Ingredientes:

150 g de chocolate

180 g de mantequilla

200 g de azúcar

2 huevos

100 g de harina de espelta (si se prefiere, harina de trigo)

1 pizca de sal

1 Café Royal Espresso (40 ml)

1 cucharadita de canela

50 g de nueces picadas en trocitos

un poco de mantequilla para engrasar

Tiempo de preparación: 30 minutos

Tiempo de horneado: 30-40 minutos a 180 °C con calor arriba y abajo/160 °C en horno de convección

Unidades: 10-12, depende del molde

Instrumentos de cocina: bol mediano para batir, varillas de batir/robot de cocina, colador, molde de horno cuadrado, papel de horno, palillos

cw-brownie-2

Paso 1: Hora de darse un baño de chocolate

Como armamento ideal para la «misión brownie», recomendamos primero tener a mano todos los ingredientes en las cantidades correspondientes, guardados, eso sí, en boles, tarros y demás recipientes adecuados para este fin que solemos tener en los armarios de la cocina. En cuanto a la cápsula de Café Royal Espresso, puede ya ir colocándola en su «puesto de salida» de su cafetera automática. Ello se debe a que al manejar el horno a veces hay que ir muy rápido. ¡Si lo tiene todo listo, ya podemos empezar!

Lo primero es fundir el chocolate junto con la mantequilla al baño María. Para acelerar el proceso, use las varillas de rato en rato para mezclar bien los ingredientes hasta que formen una masa homogénea y lisa. A continuación, esta tentadora masa de chocolate tiene que enfriarse durante unos minutos, pero sin llegar a perder la consistencia cremosa. Y aunque sabemos que puede resultar difícil: ¡absténgase siempre de tirar pellizcos a este manjar! En vez de eso, aproveche para precalentar el horno a 180 °C con calor por arriba y abajo, o bien a 160 °C en horno de convección.

Paso 2: El ingrediente secreto

Si es necesario, vierta la masa de chocolate y mantequilla en un bol (más grande) e incorpore el azúcar batiendo lentamente con varillas manuales o robot durante al menos tres minutos. El azúcar tiene que quedar completamente disuelto. A continuación, añada dos huevos y siga batiendo hasta que se deshagan. Lo ideal es que ahora eche también la harina tamizándola. Si no tiene a mano un colador fino, procure añadir la harina con cautela y en varias etapas. La harina de espelta le dará al brownie un sabor algo más penetrante. Pero, por supuesto, puede utilizarse también la harina de trigo que venden en cualquier comercio.

cw-brownie-3

Para terminar, añada a la masa cremosa sal y canela y complete con nuestro ingrediente secreto: una sola porción (no dos, ¡ni tampoco se le ocurra con tres!) de Café Royal Espresso. Así, el brownie mostrará una incomparable suavidad, además de una irresistible e inconfundible nota a café. Para este brownie de otoño, resulta particularmente adecuado el clásico Café Royal Espresso, pues con sus intensos aromas a cardamomo armoniza a la perfección con la canela.

Paso 3: Todo al molde

El último paso es mezclar la nuez repartiéndola por la masa ya lista y verterlo todo en un molde forrado por dentro con papel de horno. El molde debe ser rectangular o cuadrado. Podría valer, por ejemplo, cualquier molde clásico para horno. Para que el brownie se desprenda bien después de hornearlo, no olvide nunca engrasar con mantequilla el molde con el papel por los bordes.

Atención: dependiendo del tamaño y altura del molde, el brownie tendrá forma más o menos plana. En esa misma medida podrá variar también el tiempo de horneado. Si el molde es muy grande, no dude en doblar la cantidad de ingredientes.

cw-brownie-4

Paso 4: Hazte, hazte, brownie

Como dijimos al principio, a la hora de hornear brownies es muy importante acertar con el tiempo. Para asegurarse de que el brownie no le quede ni demasiado seco ni demasiado pastoso, puede usar un instrumento sencillísimo: ¡un palillo de madera! A partir, como poco, de veinte minutos en el horno, puede pinchar el brownie para comprobar si está listo o necesita unos minutos más. Esto último sucede cuando al sacar el palillo, vemos que se queda pegado algo de masa. ¡Cuando al retirarlo no quede ni rastro de ella, entonces es que ya puede sacar el brownie del horno!

Y ahora viene el paso más duro de dar. Hay que tener paciencia hasta que el brownie se haya enfriado. Por supuesto que también puede comerse caliente; muchas personas estarían dispuestas a atestiguarlo. Pero en ese caso podría perder su forma si usted lo corta con el cuchillo en porciones cuadradas estando tan reciente. Si espera invitados, o simplemente le apetece un brownie más vistoso, puede espolvorear ahora por encima algo de canela o adornarlo con una nuez en el centro. Sea cual sea la opción que prefiera, la mejor manera de paladear el brownie de café exprés con canela y nueces es —ya lo estaba usted adivinando— acompañarlo con una taza de Café Royal Espresso. ¡Que aproveche!