Café Royal emplea cookies a fin de ofrecerle la mejor atención posible. Si sigue navegando en el sitio web, está aceptando el uso de cookies.

Café en cono

¿Un café para tomar por la calle? Sí, pero, por favor, ¡en el barquillo!

Ejem..., perdón, ¿café en un cucurucho de helado? Al oírlo parece un invento disparatado al tiempo que una porquería churretosa, pero es la tendencia cafetera más actual, llegada de Sudáfrica: el café en cono. Si sigue usted creyendo que se nos ha ido la cabeza, intente encontrar algo mejor.

Coffee_In_A_Cone_1_R1_V1

Quienes suelan curiosear por Instagram sabrán desde hace tiempo que el café no se bebe ya solo en vaso, ¡sino también en barquillo! Podría ser la solución ideal para las personas que en verano no saben decidir si tomar helado o café, pero también para quienes en invierno añoren desesperadamente un poco de sensación veraniega.

Café en cono: ¿un invento fruto del azar?

El gran fichaje se llama «Coffee in a Cone» (café en cono), la tendencia cafetera de ahora mismo llegada de Sudáfrica. El creador de la idea, Dayne Levinrad, propietario de cafetería e inventor, se ha convertido ya en el Willy Wonka de las redes sociales. Con el hashtag #coffeeinacone podemos encontrar a multitud de partidarios suyos dando sorbos o haciendo crujir barquillos y mostrando el pequeño cono caliente en toda su belleza. ¡Un producto inventado para que lo devore la gente moderna de hoy adicta al café!

Coffee_In_A_Cone_1_R1_V3

Así es justamente como lo planeó el promotor johannesburgués. Pues Dayne Levinrad no es solamente experto en café, sino que asimismo fue directivo de marketing digital, y puede decirse que el café servido en barquillo no ha sido ningún fruto del azar. Levinrad vio desde el principio el potencial «compartible» de la idea, algo que no perdió nunca de vista durante la fase de pruebas.

¡La razón de todo está en el chocolate!

¡Se equivoca por completo quien piense que no hace falta mucho esfuerzo para echar café en un cucurucho de helado! Por supuesto que usted también puede intentarlo. Pero siempre a condición de llevar puesto traje de neopreno y guantes de piel. Porque tan pronto como el café toca el barquillo, este empezará al momento a deshacerse. El producto horneado, en efecto, es demasiado fino como para aguantar el café ni por unos segundos. ¿El resultado? Una porquería de lo más pringoso. ¿Cómo, sin embargo, ha logrado Levinrad impulsar su café en cono hasta el cielo de Instagram sin que sus seguidores sufran quemaduras en los dedos?

Coffee_In_A_Cone_1_R1_V3_new

El secreto está en la capa de chocolate del cucurucho. Para ser más exactos: ¡en sus cuatro capas de chocolate! Cada una de ellas contiene cacao en proporciones diferentes. Y son estas capas las que hacen posible que la galleta aguante con seguridad las creaciones cafeteras que prepara el barista. O, al menos, por espacio de hasta diez minutos. Para cuando llegue momento conviene haber «mordisqueado» ya todo el café.

¿Qué hacer si tenemos ganas de gofres?

Bien, de acuerdo, pero ¿dónde encontraremos esa sabrosa obra maestra? Hasta ahora, por desgracia, solo está disponible en «The Grind Coffee Company», la cafetería de Levinrad en Johannesburgo. Por descontado, el inventivo experto en marketing hace ya largo tiempo que patentó un barquillo pensado tan hasta el último detalle. Los cual permite concebir esperanzas de que pronto podamos comprar café en cono también en nuestras latitudes.

Coffee_In_A_Cone_1_R1_V4

De todos modos, para quien no se contente solamente con las fotos de Instagram tenemos una solución cómoda, y no, no es viajar a Sudáfrica. ¡Prepárese en casa unos cuantos sabrosos gofres y acompáñelos bebiendo un Café Royal Owemba! Este Single Origin de Uganda cuenta con el sello 100% biológico y con la certificación de comercio justo; sus notas afrutadas a bayas rojas y los delicados matices de cacao combinan a la perfección con el gofre clásico. Los ingredientes para la receta básica están en casi todas las casas, y, en cuanto al topping, cada cual puede prepararlo según le apetezca, usando desde bayas a azúcar pulverizada, pasando por chocolate glaseado. Bien es cierto que no es una verdadera alternativa para llevarla por la calle. Pero, a cambio, no hace falta estarse mirando el reloj para disfrutarla. ¿Y en cuanto a Instagram? Ahí sí le permitirá causar impresión. Si es que eso es lo que usted desea.