Café Royal emplea cookies a fin de ofrecerle la mejor atención posible. Si sigue navegando en el sitio web, está aceptando el uso de cookies.

Receta: pudin de chía con fruta

La fuente de energía más compacta para las mañanas

Para empezar el día con buen pie, hay sobre todo una cosa que no nos puede faltar: ¡el café! Pero, según nos han dicho, un desayuno completo tampoco es mala idea, lo cual nos parece motivo más que suficiente para proponerle una receta que, aparte de estar rica, cualquiera puede tomar por la mañana, aunque apenas disponga de tiempo. ¡Y que, además, es muy saludable!

cw-chia-1

El café suele ser lo primero que tomamos para desayunar y, en el caso de muchos, lamentablemente, lo único. Sin embargo, se trata, como nos decía siempre la abuela, de «la comida más importante del día». Como de costumbre, no se equivocaba. Lo confirman docenas de estudios sobre el tema, como el llevado a cabo por la publicación científica Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics. Así, ha quedado demostrado que aquellas personas que suelen desayunar, en total, absorben más nutrientes, pero tienen menor tendencia a padecer sobrepeso. Asimismo, según investigadores de la Harvard T.H. Chan School of Public Health, el riesgo de padecer una enfermedad tan extendida entre la población como la diabetes de tipo 2 es claramente inferior. ¿A qué se debe esto? Pues a que, si desayunamos bien, picaremos menos a lo largo de todo el día.

¡Que la chía le acompañe!

En teoría, esto suena bien. Pero, a la hora de llevarlo a la práctica, la gente que trabaja rara vez tiene tiempo de desayunar en condiciones entre semana. Y es que, al contrario de lo que ocurre con el café que tomamos todas las mañanas con solo pulsar un botón, el zumo de naranja, las tostadas y los huevos revueltos dan algo más de trabajo. Por eso, los más perezosos tiran la toalla nada más pensarlo y se cogen un cruasán de camino al trabajo. Nuestro pudin de chía se deja preparado ya de la noche anterior, con lo cual resulta muy práctico. ¡Así que no hay excusa que valga! Pero ¿qué demonios es el pudin de chía?

Como su propio nombre indica, el pudin de chía está hecho principalmente de semillas de chía. Este «superalimento», como lo denominan los gurús de la salud, proviene de México y ya era muy popular entre los mayas. En aquella época, estas semillas ricas en proteínas eran utilizadas, sobre todo por los emisarios, como fuente de energía duradera. No es casualidad, pues, que la traducción de la palabra «chía» sea «fuerza».

cw-chia-2

cw-chia-3

Un superalimento, un superpudin

Pero ¿qué es lo que hace de este producto un «superalimento»? Su alto contenido en diferentes y ricos nutrientes en unas cantidades a las que otros alimentos no llegan ni por asomo. Las semillas de chía contienen grandes cantidades de ácidos grasos omega 3, proteínas, hierro, cinc, vitamina B3 y fibra. Ya ve, ¡estos pequeños gérmenes son una auténtica bomba de energía!

A pesar de su alta densidad de nutrientes, las semillas de chía no tienen prácticamente sabor. Por eso son ideales para muchos platos y batidos, al igual que para nuestro pudin de chía, que podemos preparar con sabor a mango y coco o a frambuesa y granada. ¿Buena idea? ¡Pues cuando lo pruebe le parecerá aún mejor!

Ingredientes básicos:

100 g de semillas de chía

400 ml de leche de almendras

 

Decoración con frambuesas y granada:

200 g de frambuesas frescas o congeladas

1 puñado de semillas de granada

un poco de miel o sirope de agave

 

Decoración con mango y coco:

1 mango

virutas de coco

coco en láminas

Tiempo de preparación:

2 minutos de preparación y 8 horas de reposo (hasta la mañana siguiente) para que el pudin de chía espese; 10 minutos para decorar

 

Raciones:

4 tarros de 220 ml cada uno

 

Utensilios de cocina:

báscula, batidora, cuchara de palo, cuenco, tarros (de conservas)

 

Conservación:

de 1 a 2 días en la nevera

cw-chia-4

cw-chia-5

Preparación: pudin de chía

1) Por la noche, mezcle en cada tarro 25 gramos de semillas de chía con 100 mililitros de leche de almendras y deje reposar todo en la nevera al menos 8 horas (hasta el día siguiente) para que el pudin espese.

2) Como luego va a necesitar sitio para la decoración, no llene los tarros hasta el borde.

3) Si por las mañanas tiene prisa, deje preparada la decoración ya de la noche anterior y guárdela en la nevera en un cuenco aparte. Así ganará tiempo por la mañana.

Preparación: decoración con frambuesas y granada

1) Triture las frambuesas frescas y, para endulzar el puré obtenido, añada a su gusto un poco de miel o sirope de agave. Un consejo: si va a utilizar frambuesas congeladas, póngalas a descongelar en un cuenco la noche anterior; así le será más fácil utilizarlas al día siguiente.

2) Corte la granada con cuidado y, a continuación, extraiga las semillas. Para ello, coloque la parte por la que la ha cortado sobre la palma de su mano y ponga debajo un bol. Después, con una cuchara de palo, vaya dando golpecitos en la parte exterior de la granada. De este modo, las semillas le irán cayendo directamente en la mano, sin necesidad de salpicarse con el zumo rojo de esta fruta. Además, tampoco tendrá que ir sacándolas una a una, cosa que da mucho trabajo.

Preparación: decoración con mango y coco

1) Abra el mango y corte la pulpa en dados.

2) Tritúrela con la batidora hasta obtener un puré sin grumos.

cw-chia-6

cw-chia-7

Ahora ya tiene el pudin de chía y la decoración, así que solo falta juntarlo todo de forma que quede bien presentado. En dos de los tarros, ponga el puré de frambuesa y decore con las semillas de granada y algunas frambuesas enteras. En los otros dos, eche el puré de mango y decore con las virutas de coco, el coco en láminas y unos daditos de mango por encima. ¡Nuestra nutritiva bomba de frutas ya está lista! Por cierto, para acompañarla, nada mejor que un Café Royal Espresso Forte, un café fuerte con notas afrutadas que complementa este variado desayuno a la perfección. Entonces, pues, ¡que aproveche! Los mayas estarían orgullosos de usted... ¡y su abuela también!