Café Royal emplea cookies a fin de ofrecerle la mejor atención posible. Si sigue navegando en el sitio web, está aceptando el uso de cookies.
Hacer deporte de vez en cuando, llevar una dieta equilibrada y dormir las horas suficientes. Todo eso está muy bien, pero, según los estudios más recientes, para llegar a una edad considerable gozando de buena salud, también hay otra cosa muy recomendable: ¡consumir café! Y es que esta popular bebida es una auténtica pócima mágica.

«¿Te subes a tomarte un café?»

No es precisamente casualidad que esta pregunta lleve encerrado un doble sentido. Y es que, desde hace ya varios siglos, el café tiene fama de poseer un efecto afrodisíaco. ¿Será cierto eso que se dice de él? Vamos a analizar con lupa esta popular bebida en lo tocante a nuestra vida sentimental.

Un pequeño país con un gran café

En lo que a calidad respecta, Honduras no tiene nada que envidiar a los grandes productores de café. Descubra por qué la enfermedad conocida como la «roya del cafeto» no es capaz de frenar el éxito de los hondureños y por qué los buscadores de cafés especiales viajan cada vez más a países de Centroamérica para dar con los mejores cafés Arábica.
Si el café de por la mañana nos sabe estupendamente, ello depende en gran medida del método que se haya utilizado para extraer el grano de la baya. Según países, climas y variedades de la planta, se recurre a uno u otro método de procesado. Y son métodos que entrañan no poca complejidad.

Cascara: una tragedia con final feliz

Tratándose del café, a nadie le interesa más que el grano. Pocas personas se interesarían por el fruto que alberga el grano, protegiéndolo mientras crece. ¡Pero nosotros sí! Siga leyendo y sabrá qué tesoro se esconde en este olvidado producto natural y si la historia de tantas penas termina, pese a todo, con final feliz.

Pequeñas cápsulas con mucho sabor

El café en cápsulas es algo sin lo que apenas podríamos ya imaginar nuestra vida cotidiana. Encender la cafetera, poner agua, meter la cápsula, pulsar un botón... y en pocos segundos tenemos en la taza un café perfecto. Ha llegado el momento de conocer más en detalle este cómodo producto preparado.
Al igual que para moler cualquier producto, en el caso del café, se precisa también un determinado arte. Sin amor al detalle, ningún procedimiento podrá llegar a dar obras de arte. Y eso mismo sucede exactamente con el café. Por ello no molemos siguiendo procedimientos prefijados, sino que aplicamos nuestros conocimientos y la sutileza adquirida con la experiencia.
En nuestro artículo sobre los países productores de café explicamos ya de dónde proviene nuestro café. Pero ¿cómo es el proceso de su plantación? Vamos a mostrarles qué tipo de cafetales existen hoy y, además, si es posible también cultivar café en casa.
Una mañana usted, sin sospechar nada, se prepara su café, da un sorbito a la taza, todo está como siempre. Pero de repente se encuentra con un brebaje insulso en la boca. No hay duda: ¡han sido los asesinos del aroma! Pero ¿quiénes son exactamente?
Suena como una guerra futurista por la supervivencia de la humanidad, pero es una pregunta que se plantea necesariamente en todos los cafetales: ¿apostamos por las personas, o es preferible hacer caer las bayas maduras con una máquina?
Se calienta el café verde original hasta que se vuelva oscuro. ¿Eso es más complicado que freír unas hamburguesas? ¡Pues sí! El tueste de café esconde tras de sí toda una ciencia sobre la que se han escrito ya libros enteros.
Prácticamente no hay ningún país del mundo en el que no se tome café. «¡Pues vaya novedad!», pensará usted. Al fin y al cabo, es uno de los productos de exportación más relevantes. Pero lo que sí resulta sorprendente es que sus raíces se encuentran en más de 85 países.
La tendencia actual lo pone de manifiesto: cada vez son más los productos que provienen de una región cafetera específica. Se identifican con variedades puras y se comercializan con nombres como «café especial» o «café de origen único». Muchos amantes de esta bebida hablan maravillas de ellos. No obstante, los cafés más frecuentes son una mezcla de diferentes variedades. En este artículo le explicamos en qué consisten las mezclas y si los cafés monovarietales realmente lo son todo.

La cuna del café

Los auténticos amantes del café no conciben una vida sin su bebida favorita. Sin embargo, muchos ni siquiera saben cuál es el origen de ese elixir de vida de color tostado. Por eso queremos dedicar esta página a la cuna del café y explicar por qué las cabras son seres increíblemente inteligentes.
De que Brasil es grande no cabe duda, como tampoco de que todo lo hacen a lo grande: bailar, jugar al fútbol y celebrar sus fiestas. Y, dado que el quinto país más grande del mundo se encuentra en la franja que se conoce por el nombre del «cinturón del café», también es de las grandes potencias en el negocio de este producto. Tanto, que el país brasileño es indiscutiblemente el principal exportador de café a escala mundial. Pero ¿realmente importa la cantidad o se acaba por desatender la calidad?
¿La India? Nos vienen a la mente el yoga, las especias y el té chai. ¿Pero, el café? Como que no acaba de encajar con la imagen que tenemos de este país. Sin embargo, lo cierto es que ya hace tiempo que se encuentra entre los principales exportadores de café. Lea por qué el café indio está entre los más interesantes del mundo y por qué hasta sus habitantes lo consumen cada vez más en lugar del té.

Arábica, el café de la montaña

Junto con Brasil, Colombia es uno de los principales países exportadores de café. Descubra por qué a los granos Arábica les van bien las condiciones reinantes en las montañas colombianas y el papel que ha tenido en la historia del éxito del café de este país un hombre con bigote y que lleva una burra sonriente.
Quien quiera un café de calidad solo puede comprar granos Arábica, ¡y punto! O al menos eso piensa la mayoría. En este artículo le explicamos por qué se suelen infravalorar los granos Robusta, por qué, en realidad, «Robusta» no es la denominación correcta y por qué, a todas luces, no hay unaespecie que sea mejor que las otras.
Sí, sí, ha leído bien. Esa parte que normalmente escupimos es el origen de nuestros granos de café: el hueso de un fruto, para ser exactos, de una baya. Pero veamos primero qué relación hay entre ambas cosas.
El cafeto es una planta muy delicada. Para que crezca, florezca y al final su fruto maduro acabe en nuestras tazas tiene que sentirse a gusto durante muchos años.