Café Royal emplea cookies a fin de ofrecerle la mejor atención posible. Si sigue navegando en el sitio web, está aceptando el uso de cookies. Para obtener más información, consulte nuestra política de privacidad.

Tipología de consumidores de café: el adicto a la cafeína

¡Lo principal es estar despierto!

Todos los conocemos, los amamos y los tememos - las personas que se vuelven casi insoportables sin café. Para los llamados «adictos a la cafeína», se aplica lo siguiente: Primero, café. Y después, el mundo.

CW_Coffee_Junkie_Image1_Final_V1

El ambiente en la mesa está caldeado. Nadie dice una palabra. La somnolencia y el mal humor cargan el ambiente. Estamos en la cocina de un adicto a la cafeína. Antes de que se haya tomado su primer café del día.

El adicto a la cafeína es un tipo extremista: Sin su dosis mínima de entre siete y ocho tazas de café al día presenta síntomas del síndrome de abstinencia. ¿Su lema? «Cuanto más fuerte, mejor». Incluso si se le queda la cuchara parada en vertical en la taza. Se ríe con desdén de la gente que se toma el café con leche.. Por cierto, el café preferido del adicto a la cafeína es el espresso doble. Un chute doble directo de cafeína, y un paseo menos hasta la máquina.

CW_Coffee_Junkie_Image2_Final_V1

Cansado por las mañanas y despierto por las noches

Se recomienda guardar las distancias con el adicto a la cafeína antes de que se haya tomado su primer café de la mañana. Deja de ser asocial a partir de la tercera taza. ¡Si le habla antes, entra en zona de peligro! El truco es darle al adicto a la cafeína un Doppio Espresso a modo de profilaxis. Así dejará de refunfuñar de inmediato.

El adicto a la cafeína se encuentra entre las especies nocturnas de consumidores de café. Esto es natural con una concentración del 95% de cafeína en sangre. ¡Llega a su momento álgido mucho después de la medianoche! Qué pena que todos los demás ya estén durmiendo profundamente en sus horas más productivas. Y así, el adicto a la cafeína pasa la noche y pierde tiempo en Internet hasta por la mañana. ¿Empezar el día siguiente relajado? Difícil. ¡Pero por suerte existe el café!

CW_Coffee_Junkie_Image3_Final_V1

No caffeine, no fun

Otra característica inconfundible por la que se le reconoce es el terremoto en la mesa de reuniones que provoca con las piernas en tensión El adicto a la cafeína tiene dificultades visibles para sentarse tranquilo. Especialmente si la reunión es poco interesante, su energía restante se canaliza con movimientos nerviosos de las piernas o golpeando de forma excesiva con los dedos.

El origen de su consumo excesivo de cafeína estuvo en la tensión baja. O en un par de noches sin dormir. En algún momento se convirtió en una costumbre. Ahora, este tipo tiene una tolerancia a la cafeína que sorprende incluso a los probadores de bebidas energéticas profesionales. Por cierto: En caso de emergencias extremas por ausencia de cafeína, el adicto a la cafeína también recurre a las bebidas energéticas. «Si no tomo no me despierto». Por ello, la mayoría de los días roza la sobredosis de cafeína. La dosis mortal de cafeína es de aprox. 10 gramos diarios. Pero estos son 200 espressos dobles. Ni siquiera un adicto a la cafeína puede con eso.

De vuelta a la mesa de la cocina, la situación se ha vuelto a relajar. Se ha preparado y consumido el primer café del día. Poco a poco se intenta tímidamente entablar conversación. El adicto a la cafeína se ha calmado por ahora. Pero lo sabemos todos: Pronto necesitará otro café.

Nota: Este texto es una exageración humorística de determinados tipos de consumidores de café. Quienes realmente sufran de dependencia de la cafeína deberían consultar a su médico de cabecera.

CW_Coffee_Junkie_Image4_Final_V1

El adicto a la cafeína

  • ¿Cómo se le reconoce?
    Apatía total por las mañanas.
  • ¿Qué le dice a usted?
    Déjame que me haga un espresso.
  • ¿Qué pasa si toman café juntos?
    Si él prepara el café, no dormirá en tres días
  • ¿Qué puede aprender de él?
    A sacar el máximo partido a la cafeína de su café.
  • ¿Cuál es la mejor manera de tratarlo?
    Colarle de vez en cuando un café descafeinado.

CW_Coffee_Junkie_Image5_Final_V1