Café Royal emplea cookies a fin de ofrecerle la mejor atención posible. Si sigue navegando en el sitio web, está aceptando el uso de cookies.

Una Noche Para Disfrutar de Berlín

¿Berlín Este u Oeste? ¡Da igual!

Si algo está claro es que, en Berlín, la noche es joven. Sin embargo, parece que la gente no se pone de acuerdo sobre dónde es mejor pasarla, si en la parte este o en la oeste. En nuestra opinión, lo del Berlín dividido ya está más que pasado de moda, cosa que, en buena medida, también hace referencia a los planes para salir por la noche.

CW_Royal_Night_Out_Berlin_Final_1

Arrancamos nuestra velada perfecta en la famosa avenida Kurfürstendamm. ¿El escenario? Un mosaico único formado por Chanel, puestos de salchichas e historia de la posguerra. La iglesia memorial Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche, a la que le falta parte del tejado, el emblemático centro comercial Europa-Center, justo a su lado, o los grandes almacenes KaDeWe, a 650 metros de allí, forman parte del perfil urbano.

Un centro comercial temático

Aunque esos tradicionales grandes almacenes de lujo son de lo más famoso que hay en Berlín, hoy no vamos a visitarlos, sino que comenzaremos nuestra breve ruta de tiendas por el Bikini Berlin. Este centro comercial «temático» abrió en 2014 y en él encontramos mucho más que meros establecimientos de compras: alberga boutiques y restaurantes de moda cuyo diseño armoniza a la perfección. Una de las cosas que más llama la atención son las pop-up stores instaladas en unos módulos de madera que se encuentran en el centro del Bikini y que permiten a jóvenes diseñadores presentar sus últimas colecciones sin grandes trabas o a nuevas empresas promocionar sus productos actuales.

¿Ya se ha cansado de las compras? Entonces vamos a tomarnos una cerveza o un cóctel mientras vemos la puesta de sol desde un lugar con unas impresionantes vistas de la ciudad. El Monkey Bar, en la décima planta del Bikini, no solo ofrece bebidas y tapas excelentes, sino también unas vistas únicas en las que se reconoce perfectamente la silueta de la capital alemana. Pero eso no es todo: si mira hacia el otro lado del bar, podrá observar a los monos del zoo de Berlín, que está al lado. O quizás le observen ellos a usted. Sea como sea, está claro que el local no se llama así precisamente por casualidad.

CW_Royal_Night_Out_Berlin_Final_2

CW_Royal_Night_Out_Berlin_Final_3

Tampoco va a ser siempre una salchicha

Después de tomar algo, habrá que ir a cenar. Así que nos ponemos en camino para buscar un sitio. Para ello, nos despedimos de la genuina parte oeste de la ciudad y nos dirigimos hacia el Berlín Este más «canalla». Ya sea en taxi, pasando por la Puerta de Brandeburgo, o en cercanías, por la estación central, adonde queremos llegar es a la calle Skalitzer Straße, cerca de la estación de Schlesisches Tor; para ser exactos, al restaurante Kantine Kohlmann.

Al contrario de lo que haría pensar su nombre en alemán, tanto por su decoración como por su cocina, este establecimiento está muy lejos de ser un simple mesón. Y es que se trata de un local elegante y moderno pero, a la vez, con un ambiente cálido y con un toque de ese encanto berlinés. Más o menos ocurre lo mismo con los platos que sirven, pues les gusta fusionar la cocina alemana tradicional con elementos poco habituales. Por ejemplo, en recetas como las «knödel» (bolas de pan) con trocitos de pretzel acompañadas de espinacas con acelgas y salsa beurre blanc o la morcilla con endibia roja y ciruela al cacao. Si tras cenar opíparamente le apetece tomar la última, puede acercarse tranquilamente al bar de al lado, de los mismos dueños, que tampoco está nada mal.

CW_Royal_Night_Out_Berlin_Final_6

CW_Royal_Night_Out_Berlin_Final_5

Bailando a orillas del río

Estando en Berlín, casi no podemos dejar de pasarnos por un pub. ¡Y ni que lo hubiéramos planeado...! A tan solo unos minutos a pie nos encontraremos con el Watergate. Pero antes, le recomendamos darse una vueltecita empezando por la calle Köpenicker Straße. Si cruza luego el puente de Schillingbrücke, podrá ir viendo a mano derecha los trozos pintados del muro en la East Side Gallery, además de disfrutar de las espectaculares vistas que hay de noche desde el Puente de Oberbaum sobre el río Spree.

Una vez de nuevo en el Watergate, casi seguro que tendrá que hacer una cola bien larga. Con un poco de paciencia y sin olvidar quiénes pinchan esa noche (puede que el portero le pregunte al respecto), pronto estará en el corazón de la mítica noche de Berlín. Música electrónica, un mar de luces en el techo hasta la cabina del DJ y una terraza a orillas del Spree: un pub al más puro estilo berlinés. Bueno, un poco más limpio que la media.

CW_Royal_Night_Out_Berlin_Final_7

Y, hasta aquí, nuestras propuestas para disfrutar al máximo de la mano de Café Royal de una noche en Berlín en la que, de este a oeste, no le faltará que hacer. Así, para terminar, nos despedimos con un «buenas noches» a la berlinesa: «tschö».