Café Royal emplea cookies a fin de ofrecerle la mejor atención posible. Si sigue navegando en el sitio web, está aceptando el uso de cookies.

Vista general

Procedencia

Cafés de origen único y mezclas

¿Es el café de origen único la opción indiscutible o se pueden tomar también mezclas?

La tendencia actual lo pone de manifiesto: cada vez son más los productos que provienen de una región cafetera específica. Se identifican con variedades puras y se comercializan con nombres como «café especial» o «café de origen único». Muchos amantes de esta bebida hablan maravillas de ellos. No obstante, los cafés más frecuentes son una mezcla de diferentes variedades. En este artículo le explicamos en qué consisten las mezclas y si los cafés monovarietales realmente lo son todo.

cw-so-blends-1

En la actualidad, el café es ya tan cotizado como el mejor de los vinos. Y no es de extrañar, pues tiene el doble de aromas que su embriagante contrincante. Si antes lo único que importaba era que el grano fuese cien por cien Arábica, ahora, los factores que cuentan son bien diferentes, entre otros, su origen, su beneficiado o si dispone de la certificación UTZ. ¿Pero en qué se ve realmente que un café es de calidad? ¿Está acaso justificada la moda de las variedades puras en la competición por el buen sabor?

El café y su perfil aromático: un dilema a la hora de elegir entre los cafés monovarietales

Aclaremos primero los conceptos: cuando se habla de cafés de «origen único» o «monovarietales», se hace referencia a aquellos que provienen de un determinado país productor, de una cooperativa o incluso de una sola finca cafetera. Para poder ostentar este título, los granos no pueden mezclarse con los procedentes de otras regiones o países. Lo bueno de esto es que cada una de esas variedades presenta un perfil de sabor totalmente específico con unos aromas concretos.

¡Y hay muchísimos! Un único grano puede desarrollar cerca de ochocientos aromas distintos. Para que se haga una idea, la escala va desde cítricos, pasando por bayas y floral, hasta frutos secos, chocolate y caramelo. Si le interesa el tema, siempre puede profundizar aún más en él y acabar antes o después presentándose como «sumiller de café».

cw-so-blends-257c43fd2ba347

¿A qué sabe Etiopía? ¡Descúbralo con un café de origen único!

Para sacar a un café de origen único sus rasgos característicos sin que nada los enmascare (por no estar mezclado con otras variedades), los granos suelen tostarse menos que en el caso de las mezclas. Así, estas variedades puras reflejan con su inconfundible perfil aromático el país del que proceden. Las variedades de Kenia se caracterizan por aromas claros, jugosos y dulces, mientras que el café de la India presenta notas de frutos secos y especias. El café etíope suele tener toques florales y de frutas con hueso o bayas, mientras que los granos de países sudamericanos como Brasil o Colombia se definen más bien por aromas de frutos secos e incluso de chocolate.

En la época en la que vivimos, la individualidad se considera primordial. De ahí que no sea de extrañar que las tendencias actuales giren en torno a los cafés de origen único y que mucha gente rechace los otros tipos, cosa que a nosotros no nos parece acertada.

cw-so-blends-3

Que no se le mezclen las ideas con las modas: ¡deje que las mezclas hablen por sí mismas!

Las mezclas de café también tienen ventajas. Por lo general, se componen de un mínimo de dos variedades de café procedentes de países o regiones diferentes. El mezclado puede llevarse a cabo antes o después del tueste. Su punto fuerte se lo da la libertad creativa derivada de combinar diferentes tipos de grano.

Crear una mezcla es un poco como dirigir una orquesta: lo que importa es la armonía de la composición. Así, ha de trabajarse con variedades de café con unas características específicas y unos perfiles de sabor cuya comunión dé lugar a un todo equilibrado. El resultado es tan heterogéneo como sus creadores, pero siempre equilibrado, complejo y con un perfil de sabor íntegro. Por eso, igual que ocurre con la fórmula de la Coca-Cola, las cantidades exactas son un secreto muy bien guardado por las empresas del sector.

cw-so-blends-4

Las mezclas de café requieren una gran precisión año tras año

El café es un producto natural sujeto a cambios cualitativos y cuantitativos debidos a alteraciones climáticas o ecológicas de otro tipo. De ahí que la finalidad de las mezclas sea también ofrecer al consumidor un perfil de sabor claro y coherente en el que, en la medida de lo posible, no se aprecien esas alteraciones. Para ello, nuestros expertos de Café Royal realizan catas periódicas en las que se analiza minuciosamente el perfil de sabor. Se trata de algo que requiere mucha precisión pero que sí que se puede hacer, al contrario de lo que ocurre con el café de origen único. En su caso, en función de la cosecha, el de un año puede ser ligeramente diferente al de otro, y ajustar su sabor a posteriori resulta difícil.

¿Qué conclusión sacamos, pues, nosotros? Ambos tipos, tanto el café de origen único como las mezclas, tienen sus puntos a favor. Pero todo depende del gusto de cada uno. Si el producto se cultiva, se procesa y se tuesta como es debido, todas las combinaciones tienen su atractivo. Por eso en Café Royal no queremos prescindir de ninguno de los dos tipos de café.