Café Royal emplea cookies a fin de ofrecerle la mejor atención posible. Si sigue navegando en el sitio web, está aceptando el uso de cookies.

Vista general

Procedencia

Honduras: país productor de café

Un pequeño país con un gran café

En lo que a calidad respecta, Honduras no tiene nada que envidiar a los grandes productores de café. Descubra por qué la enfermedad conocida como la «roya del cafeto» no es capaz de frenar el éxito de los hondureños y por qué los buscadores de cafés especiales viajan cada vez más a países de Centroamérica para dar con los mejores cafés Arábica.

cw-honduras-1

Honduras es una de las naciones más pobres de Centroamérica. La criminalidad y las drogas son un lastre para este país, para su reputación y para sus aproximadamente ocho millones de habitantes. Por otra parte, tras esta triste fachada se esconden auténticos tesoros: una espectacular naturaleza, una impresionante y colorida fauna, gente cariñosa y hospitalaria y, algo muy importante para nosotros, un café Arábica de primerísima calidad.

El café, sustento de muchos

El café es el producto más exportado de Honduras. Algo menos de un tercio del total de la población del país trabaja en el sector cafetero. Para todos ellos, el café es su medio de subsistencia y trae muchas divisas al país, algo muy valioso para las arcas del Estado. Por tanto, cuando el negocio no va como debería, los problemas afectan a mucha gente. Esto suele deberse a un hongo y a las pérdidas que provoca en la cosecha. Pero sobre este tema volveremos a hablar después.

cw-honduras-2

Aunque los hondureños toman mucho menos café que los habitantes de otros países productores, como puede ser Brasil, el consumo interior no deja de crecer. Esta oscura bebida gusta sobre todo a los jóvenes, que a veces también la disfrutan en forma de café helado. Además, cada vez hay más cafeterías en las grandes ciudades, en gasolineras, centros comerciales e incluso en hospitales. Como la mayoría de establecimientos ofrecen conexión wifi gratuita, son muchos los amantes del café que se acercan a ellos.

La lucha contra la roya del cafeto

Por desgracia, la roya del cafeto da una y otra vez al traste con las cosechas de los hondureños. Se trata de un hongo que se reproduce rápidamente y ataca las hojas de la planta, las cuales, al germinar las esporas, se ponen de color rojizo y marrón, de ahí que también se hable de «herrumbre» con referencia a esta enfermedad. Las hojas infectadas se van muriendo, de manera que las bayas de café que ya había dejan de recibir nutrientes. Por lo general, los arbustos enfermos se podan dejando solo el tocón.

Hace unos años, Honduras sufrió una auténtica plaga de roya por causa de la cual miles de caficultores perdieron, como mínimo, la mitad de su cosecha o, en algunos casos, incluso la totalidad. A esto se añaden los costes de recuperación, que muchas familias ni siquiera pueden permitirse, por lo que en numerosos casos llegan a endeudarse por los créditos que se ven obligados a solicitar. Organizaciones nacionales e internacionales luchan contra la roya del cafeto ofreciendo formación y apoyo para la recuperación de las plantaciones. Además, cada vez se apuesta más por variedades de café resistentes a este intruso que le plantan cara con valentía.

cw-honduras-3

Los intermediarios: ¿aliados o enemigos?

Aparte de las fluctuaciones generales en los precios, que afectan a todos los países productores, en Honduras, los intermediarios tienen un papel central en la novela negra en la que se escribe lo que cobran los caficultores. Con frecuencia, los precios que se fijan son demasiado bajos o, por motivos nada claros, se empujan a la baja, de modo que los campesinos ganan mucho menos de lo que deberían. Pero, al facturar menos, también es menos lo que pueden invertir en la plantación y en el cuidado de sus tierras, lo que da lugar a una menor calidad y cantidad del producto.

Por eso es importante enseñar a los productores de café nuevas técnicas de cultivo y beneficiado, para que saquen el máximo partido a cada metro cuadrado de sus cafetales. Del mismo modo, también conviene fomentar la colaboración entre los caficultores y construir «beneficios» centrales. Estos son los mismos principios en los que se basa nuestro proyecto sostenible «La Laguna», destinado concretamente a apoyar a los productores locales de café.

Una inversión en el futuro

Dado que el café tiene un papel tan importante en la economía hondureña, hay numerosas organizaciones del país que apoyan de diferentes modos su cultivo. Una de ellas es el Instituto Hondureño del Café (IHCAFE), que fue privatizado en el año 2000, pasando a ser una organización sin ánimo de lucro. Desde entonces, la organización puede dar respuesta a las necesidades del sector cafetero de forma más rápida. Este instituto define normas que se aplican a lo largo de toda la cadena de valor. Así, los exportadores tienen que declarar siempre la mercancía que adquieren para exportar. De no hacerlo, no puede ser exportada.

cw-honduras-4

La joya secreta de los buscadores de cafés especiales

En la Taza de Excelencia, organizada por el IHCAFE, se realizan catas de una selección de cafés especiales por parte de profesionales. A continuación, los mejores cafés se subastan a todo el mundo por Internet. Gracias a este concurso, se crean nuevos nichos de mercado. Así, Honduras se está convirtiendo cada vez más una joya secreta para los buscadores de cafés especiales. La creciente demanda de café Arábica de calidad hace que los productores se animen a experimentar apostando más y más por estas variedades especiales.

El café hondureño presenta un buen equilibrio entre acidez y cuerpo, con notas que van desde los frutos secos hasta los cítricos. Los cafés especiales suelen tener aromas de frutas tropicales, una elevada acidez y una textura cremosa. En Café Royal, para nuestros productos compramos exclusivamente café en bruto «cultivado únicamente en altura». Esto quiere decir que el café crece a más de 1000 metros de altura sobre el nivel del mar y se somete a un proceso de beneficiado muy cuidadoso.

A pesar de los numerosos desafíos que plantean la roya del cafeto, las influencias meteorológicas y las fluctuaciones en los precios del café, Honduras va por buen camino para seguir imponiéndose a sus fuertes contrincantes en el negocio del café. Y lo hará apostando por más cafés especiales, por la mejora de la formación de sus caficultores y por una organización más clara.